STU & PAPRIKA: CONOCE SU HISTORIA

Era 2 de octubre, y Stu perseguía una pelota en el patio sin saber que su vida estaba a punto de cambiar... Este conejito, de edad desconocida, unos meses antes había sido rescatado y en aquel momento vivía en un hogar de acogida. Ese mismo día una pareja lo adoptó para entregarle todo su amor. No tardó en acostumbrarse a su nueva casa, aunque en un principio un poco austera, con el paso del tiempo llegaron su henera, y su castillo, del que Stu se volvió rey.

Sin embargo, faltaba algo porque un castillo no puede estar completo si no hay una reina. Y esa reina era Paprika, por naturaleza devoradora de zanahorias. Había nacido dos meses antes, junto a sus tres hermanos. Ella es hija de Pepper, una conejita que fue rescatada estando embarazada. Paprika con su curiosidad y sus besitos de buena coneja se ganó el corazón de la pareja. Por cosas del destino Paprika nació en una fecha muy especial... un 2 de octubre.

Como es natural hubieron roces al principio, persecuciones por aquí, gruñidos por allá. Pero en menos de una semana esos roces pasaron a ser muestras de cariño, groomings constantes y flops uno al lado del otro. A ambos les gusta perseguir, dando saltos, a las personas cuando creen que tienen comida.

La adopción de Stu y Paprika fue la decisión más acertada del mundo. En los días más duros y tristes llenan el hogar de amor, calidez, risas y juegos. Para esta pareja a partir de la adopción de sus orejones, los 2 de octubre siempre serán especiales.